HISTORIA DE LA ALPACA

La historia textil del Perú empezó hace cinco mil años cuando los tejedores de las culturas preíncas lograron manejar con maestría las fibras naturales del algodón y la alpaca. Hoy estas técnicas ancestrales, junto a procesos modernos de confección, se unen a diseñadores, tejedores y confeccionistas para producir prendas modernas, cómodas y originales.

Si hay algo que caracteriza a las confecciones peruanas hechas con fibra de alpaca es su alta calidad: son tejidos nobles, legado de la sorprendente cultura andina. La principal característica de la alpaca peruana es su suavidad, adaptabilidad al teñido y facilidad para el tejido.

El Perú concentra el 80% de la producción mundial de fibra de alpaca, camélido que vive a cuatro mil metros de altura, en regiones donde prevalecen las temperaturas antagónicas. Como parte del proceso de adaptación a la variabilidad de los climas, este camélido ha desarrollado pequeñas bolsitas de aire que, cuando hace frío, abrigan, y cuando hace calor se contraen logrando refrescar la piel del animal. Es decir, tienen un efecto térmico natural. Además, cuenta con 22 tonalidades naturales y un brillo que se asemeja a la seda, es antialérgica y su producción tiene un impacto sostenible con la naturaleza.

Nuestra industria textil y de confecciones ofrece al mundo de la moda un rápido accionar, con óptimos tiempos de entrega y cumplimiento de los estándares que exige el mercado internacional. Asimismo, nuestros productos y servicios cuentan con estándares de comercio justo basados en el respeto y la equidad, con la finalidad de que todas las personas involucradas en la cadena de valor reciban condiciones comerciales más provechosas en todo el proceso: desde la producción de la fibra, pasando por la de hilados y tejidos, hasta la confección.

Hoy, marcas globales de primer nivel vienen trabajando sus colecciones con empresas peruanas, mostrando lo mejor del diseño y la manufactura peruana en las pasarelas del mundo.